Carta al Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

A la Atención de Don Gorka Urtaran Agirre. Alcalde de Vitoria Gasteiz

Vitoria-Gasteiz, 4 de septiembre de 2020.-

 

La irrupción durante este verano de la llamada “nueva normalidad”, ha traído cambios importantes en los hábitos y conductas de la ciudadanía y las instituciones, en el intento de combatir la pandemia de COVID-19 y evitar así los rebrotes y la propagación. Esta situación de crisis debiera haber sido una oportunidad para la modificación de otros “viejos hábitos” y conductas inadecuadas que dañan la convivencia, generan discriminación y exclusión social e impiden el ejercicio de sus derechos inalienables a ciertos colectivos y sectores de población, como es el caso de las personas con movilidad reducida de Vitoria-Gasteiz.

Esto no ha sido lo que ha ocurrido, y en los últimos meses hemos comprobado como en materia de accesibilidad, respeto a la diversidad y comunicación con los colectivos sociales, persisten las “viejas” prácticas de la “vieja normalidad”.

Ejemplos de esta situación las encontramos en las obras públicas en ejecución o finalizadas y ya inauguradas recientemente, como es el caso del parque intergeneracional al aire libre del barrio de Lakua-Ibaiondo, donde se han establecido diferentes espacios lúdicos, en los que el mobiliario urbano instalado, (mesas de ajedrez y parchís), no solamente no ha sido elegido siguiendo criterios de inclusión y “diseño universal”, sino que incumple la normativa vigente en materia de accesibilidad e impide que las personas de movilidad reducida puedan usarlo, excluyéndolas, una vez más, de ámbitos y oportunidades de participación social.

parque ibaiondo parque ibaiondo

En el caso de los trabajos en vía pública que se están realizando en Portal del Rey, dichas obras no han contemplado la adecuación de itinerarios seguros y accesibles, tal y como establece la Ley para la Promoción de la Accesibilidad y las ordenanzas municipales de Vitoria-Gasteiz, generando corredores irregulares, con obstáculos y pasos de peatones sin rebaje de bordillo, inaccesibles. Por otro lado, en dicho espacio se está generando un urbanismo inseguro con un pavimento en el que surgen escalones a modo de graderío de diferentes dimensiones, etc.

obras portal del rey vitoria no acccesibles obras portal del rey vitoria no acccesibles
obras portal del rey vitoria no acccesibles obras portal del rey vitoria no acccesibles
obras portal del rey vitoria no acccesibles obras portal del rey vitoria no acccesibles
obras portal del rey vitoria no acccesibles
obras portal del rey vitoria no acccesibles obras portal del rey vitoria no acccesibles

Estos son solo un par de ejemplos (a los que podíamos añadir las obras del bus eléctrico, los trabajos en el parque de Olárizu, etc) del modo en el que una gestión del entorno urbano, que ignora y desconsidera la diversidad humana, continúa generando espacios y situaciones de inseguridad, discriminación y exclusión para un importante porcentaje de la población.

La accesibilidad es un derecho y la condición integral que deben cumplir los espacios, servicios y equipamientos para garantizar su uso y disfrute de forma cómoda, segura y en igualdad de condiciones, por toda la ciudadanía.

En relación con los municipios y la participación comunitaria, esto se traduce en que los gobiernos municipales incorporen la accesibilidad como un elemento transversal e indispensable de toda la planificación y gestión de la política municipal, y que por tanto su garantía sea condición sine qua non para el diseño, desarrollo e implementación de cualquier actividad, programa, política, propuesta y proyecto para el municipio.

La condición de ciudadanía es el estatus definido por el acceso a los recursos básicos para el ejercicio de los derechos y deberes cívicos. La falta de accesibilidad a ciertos espacios, equipamientos municipales o servicios, supone la limitación de libertades fundamentales como el derecho a la cultura, a las actividades recreativas y deportivas, a la relación en libertad, a la información, al alojamiento, etc.

Es innegable la existencia de una clara correlación entre las condiciones de accesibilidad de los municipios y los niveles de desarrollo y ejercicio de los derechos y libertades fundamentales y la calidad de vida de su población. Una muestra de ello es que la inexistencia de condiciones adecuadas de accesibilidad es totalmente incompatible con el ejercicio del derecho a desarrollar una vida autónoma e implicada en la comunidad.

Las autoridades competentes en la configuración, mantenimiento y gestión de los municipios son los ayuntamientos, por tanto, en ellos recae el encargo y la responsabilidad de afrontar y eliminar las conductas y circunstancias que fomentan y generan las restricciones a la participación social, al acceso a la condición de ciudadanía plena y el mantenimiento de las situaciones de discapacidad de las personas de nuestro colectivo.

Por todo lo expuesto, exigimos al alcalde Gorka Urtaran —y al gobierno municipal— la asunción de una responsabilidad municipal en materia de accesibilidad que prevenga la generación de situaciones discapacitantes y de exclusión social. Que el gobierno local gestione y promocione de forma eficaz la accesibilidad en el municipio para establecer una base sobre la cual la ciudadanía pueda desarrollar sus libertades individuales plenamente.

 

Atentamente,

 

Ver carta en pdf

Carta al Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

A la Atención de Don Gorka Urtaran Agirre. Alcalde de Vitoria Gasteiz

Vitoria-Gasteiz, 4 de septiembre de 2020.-

 

La irrupción durante este verano de la llamada “nueva normalidad”, ha traído cambios importantes en los hábitos y conductas de la ciudadanía y las instituciones, en el intento de combatir la pandemia de COVID-19 y evitar así los rebrotes y la propagación. Esta situación de crisis debiera haber sido una oportunidad para la modificación de otros “viejos hábitos” y conductas inadecuadas que dañan la convivencia, generan discriminación y exclusión social e impiden el ejercicio de sus derechos inalienables a ciertos colectivos y sectores de población, como es el caso de las personas con movilidad reducida de Vitoria-Gasteiz.

Esto no ha sido lo que ha ocurrido, y en los últimos meses hemos comprobado como en materia de accesibilidad, respeto a la diversidad y comunicación con los colectivos sociales, persisten las “viejas” prácticas de la “vieja normalidad”.

Ejemplos de esta situación las encontramos en las obras públicas en ejecución o finalizadas y ya inauguradas recientemente, como es el caso del parque intergeneracional al aire libre del barrio de Lakua-Ibaiondo, donde se han establecido diferentes espacios lúdicos, en los que el mobiliario urbano instalado, (mesas de ajedrez y parchís), no solamente no ha sido elegido siguiendo criterios de inclusión y “diseño universal”, sino que incumple la normativa vigente en materia de accesibilidad e impide que las personas de movilidad reducida puedan usarlo, excluyéndolas, una vez más, de ámbitos y oportunidades de participación social.

parque ibaiondo parque ibaiondo

En el caso de los trabajos en vía pública que se están realizando en Portal del Rey, dichas obras no han contemplado la adecuación de itinerarios seguros y accesibles, tal y como establece la Ley para la Promoción de la Accesibilidad y las ordenanzas municipales de Vitoria-Gasteiz, generando corredores irregulares, con obstáculos y pasos de peatones sin rebaje de bordillo, inaccesibles. Por otro lado, en dicho espacio se está generando un urbanismo inseguro con un pavimento en el que surgen escalones a modo de graderío de diferentes dimensiones, etc.

obras portal del rey vitoria no acccesibles obras portal del rey vitoria no acccesibles
obras portal del rey vitoria no acccesibles obras portal del rey vitoria no acccesibles
obras portal del rey vitoria no acccesibles obras portal del rey vitoria no acccesibles
obras portal del rey vitoria no acccesibles
obras portal del rey vitoria no acccesibles obras portal del rey vitoria no acccesibles

Estos son solo un par de ejemplos (a los que podíamos añadir las obras del bus eléctrico, los trabajos en el parque de Olárizu, etc) del modo en el que una gestión del entorno urbano, que ignora y desconsidera la diversidad humana, continúa generando espacios y situaciones de inseguridad, discriminación y exclusión para un importante porcentaje de la población.

La accesibilidad es un derecho y la condición integral que deben cumplir los espacios, servicios y equipamientos para garantizar su uso y disfrute de forma cómoda, segura y en igualdad de condiciones, por toda la ciudadanía.

En relación con los municipios y la participación comunitaria, esto se traduce en que los gobiernos municipales incorporen la accesibilidad como un elemento transversal e indispensable de toda la planificación y gestión de la política municipal, y que por tanto su garantía sea condición sine qua non para el diseño, desarrollo e implementación de cualquier actividad, programa, política, propuesta y proyecto para el municipio.

La condición de ciudadanía es el estatus definido por el acceso a los recursos básicos para el ejercicio de los derechos y deberes cívicos. La falta de accesibilidad a ciertos espacios, equipamientos municipales o servicios, supone la limitación de libertades fundamentales como el derecho a la cultura, a las actividades recreativas y deportivas, a la relación en libertad, a la información, al alojamiento, etc.

Es innegable la existencia de una clara correlación entre las condiciones de accesibilidad de los municipios y los niveles de desarrollo y ejercicio de los derechos y libertades fundamentales y la calidad de vida de su población. Una muestra de ello es que la inexistencia de condiciones adecuadas de accesibilidad es totalmente incompatible con el ejercicio del derecho a desarrollar una vida autónoma e implicada en la comunidad.

Las autoridades competentes en la configuración, mantenimiento y gestión de los municipios son los ayuntamientos, por tanto, en ellos recae el encargo y la responsabilidad de afrontar y eliminar las conductas y circunstancias que fomentan y generan las restricciones a la participación social, al acceso a la condición de ciudadanía plena y el mantenimiento de las situaciones de discapacidad de las personas de nuestro colectivo.

Por todo lo expuesto, exigimos al alcalde Gorka Urtaran —y al gobierno municipal— la asunción de una responsabilidad municipal en materia de accesibilidad que prevenga la generación de situaciones discapacitantes y de exclusión social. Que el gobierno local gestione y promocione de forma eficaz la accesibilidad en el municipio para establecer una base sobre la cual la ciudadanía pueda desarrollar sus libertades individuales plenamente.

 

Atentamente,

 

Ver carta en pdf

Deja un comentario

Deja un comentario

Suscríbete en nuestro newsletter

PARA ESTAR AL DÍA SOBRE NUESTRA ASOCIACIÓN

Suscríbete en nuestro newsletter

PARA ESTAR AL DÍA SOBRE NUESTRA ASOCIACIÓN