“Nuestros armarios son más oscuros, con barreras arquitectónicas”

Entrevista en Arabako ALEA Komunikazio taldea

Igor Nabarro dice que será un año para reconstruir gradualmente la asociación Eginaren Eginez, un momento para empezar a coser lo que dejó la pandemia, manteniendo las demandas colectivas; este año, harán un esfuerzo especial para abordar la sexualidad de los amigos con discapacidad, especialmente las mujeres.

Igor Nabarro

Igor Nabarro es sexólogo y trabajador social. / Erlantz Anda

Eginaren Eginez, asociación de personas con discapacidad de Álava, cumplirá este año 43 años, trabajando constantemente por la igualdad de oportunidades. Aunque se ha avanzado en esta dirección, sin embargo, Igor Nabarro (Vitoria-Gasteiz, 1978), presidente de la asociación, destacó que el grupo sigue siendo “invisible”. “Algunas de las afirmaciones no se comprenden bien; nuestro sentimiento es que esta es una preocupación secundaria, que somos ciudadanos secundarios”.

¿Somos más conscientes ahora de las afirmaciones?

Sí, hemos visto cambios a lo largo de los años, pero nuestra situación sigue siendo invisible. Nuestro trabajo es exigir igualdad de oportunidades, pero algunas de nuestras afirmaciones aún no se comprenden. Entre otras cosas, trabajamos mucho en materia de accesibilidad, y aunque tenemos la ley en nuestras manos desde 1996, tenemos que luchar cada día contra los obstáculos. En los últimos meses, por ejemplo, hemos tenido trabajos realizados en el Casco Antiguo de Vitoria-Gasteiz, que no ha cumplido con la ley de accesibilidad, que se ha realizado con una interpretación voluntaria de la ley, y hemos tenido que presentar una queja. Es un gran desgaste para la asociación; es agotador hacer una solicitud, una comparecencia … Nuestro trabajo no es ir a los tribunales, pero a veces no tenemos otra opción. Por supuesto, esto crea un mal ambiente con las organizaciones, así como con los ciudadanos. Tras realizar grandes obras en el tranvía, nos quejamos de que era inaccesible, y de nuevo, el trabajo, el dinero … Con estas cuentas, la imagen que se transmite a los ciudadanos pertenece a una asociación que pone trabas en el camino les obliga a hacerlo. Los estigmas todavía se transmiten al colectivo.

¿Por qué estas obras no están planificadas por la administración?

Después de todo, debido a que las mujeres y los hombres de este colectivo todavía no son reconocidos, pensamos que somos secundarios. Esto tiene que ver, entre otras cosas, con el modelo de esta sociedad productivista; tu estado orgánico te empuja a salir de ese modelo productivista, no eres económica y socialmente atractivo. Nos ven como personas vulnerables, necesitadas de cuidados constantes, desconectadas … y todo eso lo transmiten, de forma intencionada o no, con estas políticas institucionales. Y en esa situación, nos tiene que importar un carajo constantemente. Entiendo muy bien que la gente se aburre de escuchar sobre el Egin de Egin, yo mismo estoy aburrido de escucharme a mí mismo sobre estos temas. Estamos aburridos de tener que lidiar con cuestiones que creemos fundamentales, con reclamos de derechos humanos. Me gustaría que esta asociación se convirtiera en una asociación gastronómica a partir de mañana, pero no puede. En algunas cosas retrocedemos.

En estos días hay un debate sobre los puestos al aire libre, entre otras cosas.

También estamos hablando de derechos en esto. Que quede claro que cualquier medida de fomento del comercio nos parece excelente, pero hay unos derechos que defienden nuestro colectivo y unas normas que defienden esos derechos. Parece ahora que el coronavirus lo ha cubierto todo y en beneficio de algunos hay que pisotear los derechos de otros colectivos; bueno, en nuestra opinión, estos contadores no pueden limitar la accesibilidad, y se deben tomar las medidas necesarias. ¿Alguien estaría de acuerdo en prohibir que los migrantes ingresen a un local? No claro que no. Sería un escándalo. Y eso es exactamente de lo que estamos hablando; si no se cumple la normativa, nos quedamos fuera. Es decir, cuando hablamos de accesibilidad, la accesibilidad no es un objetivo, sino un medio para permitir que las actividades de otros ciudadanos se desarrollen en las mismas condiciones. Y lo fundamental para nosotros, la accesibilidad, es en beneficio de toda la sociedad. No podemos comprender el atraso de un colectivo en una sociedad democrática.

Has comenzado el nuevo año con una nueva campaña en la asociación. Vas a trabajar en sexualidad con Izanez, ¿no?

Hasta ahora, los derechos civiles y externos han sido el foco: en temas laborales, educación, accesibilidad… Y ha habido algunos temas que no se han abordado. Las cuestiones relacionadas con la vida privada o las cuestiones emocionales no han sido una prioridad porque son un tabú en la sociedad en general, y la combinación de discapacidades orgánicas y sexualidad aún genera reticencia. Ha sido invisible también en el colectivo, y creemos que es fundamental cultivar la sexualidad, las relaciones, la convivencia, reflexionar sobre la importancia de los demás y en especial de uno mismo, para satisfacerse, y ser comprendido, aceptado y respetado por la sociedad. . Hablamos poco de la sexualidad en general, solo cuando hay una dificultad, y trataremos de abordarla.

“Estamos aburridos de tener que lidiar con cosas que creemos fundamentales”.

¿Sigue habiendo mucho prejuicio?

Un ejemplo muy claro son las placas que aún se pueden ver en algunos baños: la placa de un hombre, una mujer y la placa de una silla; como si hubiera un tercer sexo, o como si no entramos en el primero. Hay muchos mitos y contradicciones también. Por un lado, las personas con discapacidad no pueden controlar sus instintos; por otro lado, son asexuales. Por un lado, son vulnerables; por otro lado, pueden suponer riesgos … Aún así, y afortunadamente cada vez menos, cuando hay educación sexual en la escuela la propia escuela o los padres sacan al niño de clase porque no le conviene y como medida de protección. Y que yo sepa, la ignorancia no ha protegido a nadie. Además, se deben administrar más herramientas para el alumno con una enfermedad cognitiva y se debe fortalecer el esfuerzo en esto. De hecho cuando tienen una situación no intencionada o no planificada, no tendrán recursos suficientes para gestionarla. Si no se hace este trabajo, muchas de estas personas no saben que pueden ser víctimas de abuso o que ellas mismas pueden estar provocando conductas abusivas.

Más específicamente, ha preparado un programa centrado en la sexualidad de la mujer.

En el caso de las mujeres, hay una desinformación más notoria sobre la forma en que sus cuerpos experimentan el desarrollo de la dimensión sexual. Muchos derechos son indiscutibles para el resto de la población, en lo que respecta a la intimidad, la privacidad, los servicios de salud y los médicos, pero para las mujeres con una disfunción orgánica, parece… Hay muchas dificultades, por ejemplo, en cuanto a ginecología; una mamografía es muy difícil porque estas máquinas no están preparadas para ello. Precisamente porque creen que estas mujeres no tienen el derecho y la necesidad de atender a ginecólogos. Desde la Asociación creemos que es fundamental adquirir conocimientos y recursos sobre el manejo de la sexualidad saludable y la fertilidad, y para ello es fundamental la implicación, el compromiso y la formación de los profesionales. Para influir en este trabajo, hemos organizado talleres. Independientemente de la situación de cada mujer, se prevé que tendrá dificultades, que no podrá, que no tendrá un embarazo saludable, que tendrá más dificultades. Sabemos que se deben hacer algunos ajustes y se debe brindar algún apoyo, pero como lo hemos hecho en cualquier área de nuestras vidas. No hay disfunción orgánica que elimine la posibilidad de no desarrollar la dimensión sexual.

¿Debe buscarse fuera del modelo?

Nos pasa que, fruto de los estereotipos de género, nos hemos socializado en modelos muy estrechos, considerando lo que es ser mujer y hombre, qué condiciones y qué características se deben cumplir. Y esto a menudo también ha afectado a los amigos colectivos, que se han sentido “más pobres” que las mujeres o los hombres que no pueden cumplir con ciertas imposiciones de género. También debemos acabar con estas imposiciones.

Igor Nabarro y Luz Adrianzen

Igor Nabarro es el presidente de Eginaren Eginez y Luz Adrianz es la vicepresidenta. / E. Anda

¿Cómo vive la diversidad sexual de forma colectiva?

En este momento, cuando se debate la Ley Trans en España, veo sus similitudes con nuestro colectivo. En nuestro colectivo la diversidad sexual es la misma: el índice de prevalencia es el mismo que en la población, pero aún se habla menos de ella, como si no existiera, y con mucha más dificultad. Los guardarropas de las personas de nuestro colectivo son más oscuros y también tienen barreras arquitectónicas. Vemos lo que le pasa a las personas trans en nosotros: en esta negación de su identidad sexual y dimensión sexual, por su configuración orgánica, por su cuerpo. Lo que son se cuestiona por sus cuerpos, y nos vemos allí. Muchas veces nos sentimos discriminados, socialmente, en el trabajo, a la hora de conseguir una vivienda … Por eso, cuando se trata de colectivos…

“Nuestros armarios son más oscuros, con barreras arquitectónicas”

Entrevista en Arabako ALEA Komunikazio taldea

Igor Nabarro dice que será un año para reconstruir gradualmente la asociación Eginaren Eginez, un momento para empezar a coser lo que dejó la pandemia, manteniendo las demandas colectivas; este año, harán un esfuerzo especial para abordar la sexualidad de los amigos con discapacidad, especialmente las mujeres.

Igor Nabarro

Igor Nabarro es sexólogo y trabajador social. / Erlantz Anda

Eginaren Eginez, asociación de personas con discapacidad de Álava, cumplirá este año 43 años, trabajando constantemente por la igualdad de oportunidades. Aunque se ha avanzado en esta dirección, sin embargo, Igor Nabarro (Vitoria-Gasteiz, 1978), presidente de la asociación, destacó que el grupo sigue siendo “invisible”. “Algunas de las afirmaciones no se comprenden bien; nuestro sentimiento es que esta es una preocupación secundaria, que somos ciudadanos secundarios”.

¿Somos más conscientes ahora de las afirmaciones?

Sí, hemos visto cambios a lo largo de los años, pero nuestra situación sigue siendo invisible. Nuestro trabajo es exigir igualdad de oportunidades, pero algunas de nuestras afirmaciones aún no se comprenden. Entre otras cosas, trabajamos mucho en materia de accesibilidad, y aunque tenemos la ley en nuestras manos desde 1996, tenemos que luchar cada día contra los obstáculos. En los últimos meses, por ejemplo, hemos tenido trabajos realizados en el Casco Antiguo de Vitoria-Gasteiz, que no ha cumplido con la ley de accesibilidad, que se ha realizado con una interpretación voluntaria de la ley, y hemos tenido que presentar una queja. Es un gran desgaste para la asociación; es agotador hacer una solicitud, una comparecencia … Nuestro trabajo no es ir a los tribunales, pero a veces no tenemos otra opción. Por supuesto, esto crea un mal ambiente con las organizaciones, así como con los ciudadanos. Tras realizar grandes obras en el tranvía, nos quejamos de que era inaccesible, y de nuevo, el trabajo, el dinero … Con estas cuentas, la imagen que se transmite a los ciudadanos pertenece a una asociación que pone trabas en el camino les obliga a hacerlo. Los estigmas todavía se transmiten al colectivo.

¿Por qué estas obras no están planificadas por la administración?

Después de todo, debido a que las mujeres y los hombres de este colectivo todavía no son reconocidos, pensamos que somos secundarios. Esto tiene que ver, entre otras cosas, con el modelo de esta sociedad productivista; tu estado orgánico te empuja a salir de ese modelo productivista, no eres económica y socialmente atractivo. Nos ven como personas vulnerables, necesitadas de cuidados constantes, desconectadas … y todo eso lo transmiten, de forma intencionada o no, con estas políticas institucionales. Y en esa situación, nos tiene que importar un carajo constantemente. Entiendo muy bien que la gente se aburre de escuchar sobre el Egin de Egin, yo mismo estoy aburrido de escucharme a mí mismo sobre estos temas. Estamos aburridos de tener que lidiar con cuestiones que creemos fundamentales, con reclamos de derechos humanos. Me gustaría que esta asociación se convirtiera en una asociación gastronómica a partir de mañana, pero no puede. En algunas cosas retrocedemos.

En estos días hay un debate sobre los puestos al aire libre, entre otras cosas.

También estamos hablando de derechos en esto. Que quede claro que cualquier medida de fomento del comercio nos parece excelente, pero hay unos derechos que defienden nuestro colectivo y unas normas que defienden esos derechos. Parece ahora que el coronavirus lo ha cubierto todo y en beneficio de algunos hay que pisotear los derechos de otros colectivos; bueno, en nuestra opinión, estos contadores no pueden limitar la accesibilidad, y se deben tomar las medidas necesarias. ¿Alguien estaría de acuerdo en prohibir que los migrantes ingresen a un local? No claro que no. Sería un escándalo. Y eso es exactamente de lo que estamos hablando; si no se cumple la normativa, nos quedamos fuera. Es decir, cuando hablamos de accesibilidad, la accesibilidad no es un objetivo, sino un medio para permitir que las actividades de otros ciudadanos se desarrollen en las mismas condiciones. Y lo fundamental para nosotros, la accesibilidad, es en beneficio de toda la sociedad. No podemos comprender el atraso de un colectivo en una sociedad democrática.

Has comenzado el nuevo año con una nueva campaña en la asociación. Vas a trabajar en sexualidad con Izanez, ¿no?

Hasta ahora, los derechos civiles y externos han sido el foco: en temas laborales, educación, accesibilidad… Y ha habido algunos temas que no se han abordado. Las cuestiones relacionadas con la vida privada o las cuestiones emocionales no han sido una prioridad porque son un tabú en la sociedad en general, y la combinación de discapacidades orgánicas y sexualidad aún genera reticencia. Ha sido invisible también en el colectivo, y creemos que es fundamental cultivar la sexualidad, las relaciones, la convivencia, reflexionar sobre la importancia de los demás y en especial de uno mismo, para satisfacerse, y ser comprendido, aceptado y respetado por la sociedad. . Hablamos poco de la sexualidad en general, solo cuando hay una dificultad, y trataremos de abordarla.

“Estamos aburridos de tener que lidiar con cosas que creemos fundamentales”.

¿Sigue habiendo mucho prejuicio?

Un ejemplo muy claro son las placas que aún se pueden ver en algunos baños: la placa de un hombre, una mujer y la placa de una silla; como si hubiera un tercer sexo, o como si no entramos en el primero. Hay muchos mitos y contradicciones también. Por un lado, las personas con discapacidad no pueden controlar sus instintos; por otro lado, son asexuales. Por un lado, son vulnerables; por otro lado, pueden suponer riesgos … Aún así, y afortunadamente cada vez menos, cuando hay educación sexual en la escuela la propia escuela o los padres sacan al niño de clase porque no le conviene y como medida de protección. Y que yo sepa, la ignorancia no ha protegido a nadie. Además, se deben administrar más herramientas para el alumno con una enfermedad cognitiva y se debe fortalecer el esfuerzo en esto. De hecho cuando tienen una situación no intencionada o no planificada, no tendrán recursos suficientes para gestionarla. Si no se hace este trabajo, muchas de estas personas no saben que pueden ser víctimas de abuso o que ellas mismas pueden estar provocando conductas abusivas.

Más específicamente, ha preparado un programa centrado en la sexualidad de la mujer.

En el caso de las mujeres, hay una desinformación más notoria sobre la forma en que sus cuerpos experimentan el desarrollo de la dimensión sexual. Muchos derechos son indiscutibles para el resto de la población, en lo que respecta a la intimidad, la privacidad, los servicios de salud y los médicos, pero para las mujeres con una disfunción orgánica, parece… Hay muchas dificultades, por ejemplo, en cuanto a ginecología; una mamografía es muy difícil porque estas máquinas no están preparadas para ello. Precisamente porque creen que estas mujeres no tienen el derecho y la necesidad de atender a ginecólogos. Desde la Asociación creemos que es fundamental adquirir conocimientos y recursos sobre el manejo de la sexualidad saludable y la fertilidad, y para ello es fundamental la implicación, el compromiso y la formación de los profesionales. Para influir en este trabajo, hemos organizado talleres. Independientemente de la situación de cada mujer, se prevé que tendrá dificultades, que no podrá, que no tendrá un embarazo saludable, que tendrá más dificultades. Sabemos que se deben hacer algunos ajustes y se debe brindar algún apoyo, pero como lo hemos hecho en cualquier área de nuestras vidas. No hay disfunción orgánica que elimine la posibilidad de no desarrollar la dimensión sexual.

¿Debe buscarse fuera del modelo?

Nos pasa que, fruto de los estereotipos de género, nos hemos socializado en modelos muy estrechos, considerando lo que es ser mujer y hombre, qué condiciones y qué características se deben cumplir. Y esto a menudo también ha afectado a los amigos colectivos, que se han sentido “más pobres” que las mujeres o los hombres que no pueden cumplir con ciertas imposiciones de género. También debemos acabar con estas imposiciones.

Igor Nabarro y Luz Adrianzen

Igor Nabarro es el presidente de Eginaren Eginez y Luz Adrianz es la vicepresidenta. / E. Anda

¿Cómo vive la diversidad sexual de forma colectiva?

En este momento, cuando se debate la Ley Trans en España, veo sus similitudes con nuestro colectivo. En nuestro colectivo la diversidad sexual es la misma: el índice de prevalencia es el mismo que en la población, pero aún se habla menos de ella, como si no existiera, y con mucha más dificultad. Los guardarropas de las personas de nuestro colectivo son más oscuros y también tienen barreras arquitectónicas. Vemos lo que le pasa a las personas trans en nosotros: en esta negación de su identidad sexual y dimensión sexual, por su configuración orgánica, por su cuerpo. Lo que son se cuestiona por sus cuerpos, y nos vemos allí. Muchas veces nos sentimos discriminados, socialmente, en el trabajo, a la hora de conseguir una vivienda … Por eso, cuando se trata de colectivos…

Deja un comentario

Deja un comentario